martes, 7 de junio de 2011

Atalaya del 1 de enero de 1970, pág. 7

La religión está perdiendo su influencia
MINISTROS DESILUSIONADOS
● Una investigación de 3.000 ministros protestantes hecha por todos los Estados Unidos de Norteamérica revela que están perturbados. Casi la mitad de los clérigos en sus veinte y treinta años de edad confesaron que han pensado seriamente en abandonar el ministerio. Mucha de la desilusión entre los líderes eclesiásticos la causa la hipocresía de sus feligreses, dijo el Herald-Examiner de Los Ángeles del 24 de enero de 1968. ¿Y qué hay acerca de la actitud de los clérigos en cuanto a la Biblia? Los que hicieron la investigación llegaron a esta conclusión: “La Biblia no solo no se ha de tomar literalmente —menos del 5 por ciento de todo el grupo interrogado hacía eso— sino que hay poca guía específica en ella para problemas específicos.” En consistencia con el hecho de que ellos desacreditan la Biblia, aproximadamente el 20 por ciento de los ministros de 35 años de edad y menos no condenaba las relaciones sexuales extramaritales. Si estos ministros están desilusionados con sus feligreses, deberían examinar lo que ellos les enseñan.
LA IGLESIA “ADORMECE A SUS ADHERENTES CON ARRULLOS”
● Un despacho publicado de la Prensa Asociada en 1968 dijo que un profesor del seminario de los bautistas del sur, Findley B. Edge, dijo a una concurrencia en Louisville que “nuestra clase de iglesia no es adecuada para nuestra clase de mundo hoy día.” Después de decir que la Iglesia Bautista se ha hecho cada vez más sin propósito en lo que se refiere a las cuestiones fundamentales que afronta el hombre de hoy día, él dijo: “La iglesia declara sus frases piadosas en cuanto al evangelio revolucionista, pero en realidad simplemente adormece a sus adherentes con arrullos, aceptando el statu quo.”
AYES DETRÁS DE LOS MUROS
● “Las órdenes contemplativas de la Iglesia Católica Romana están en dificultad,” declaró Time del 9 de febrero de 1968. Según las estadísticas del Vaticano, “tan solo los trapenses y carmelitas tuvieron una baja de casi 700 miembros en los doce meses anteriores. En la mayoría de los monasterios trapenses de los Estados Unidos el número de miembros ha disminuido un 50 por ciento de lo alcanzado en máximos de la postguerra; la abadía de Piffard, N.Y., que una vez tuvo 76 monjes, solo tiene 36 hoy. En Francia, el número de monjas en los conventos ha bajado en la última década, y 47 conventos han tenido que cerrar sus puertas.”
SE ESTÁ MURIENDO LA RELIGIÓN ORTODOXA
● En ningún tiempo de la historia ha sido tan incierto el futuro de la religión en la cristiandad. Por las iglesias va barriendo una profunda revolución en el pensamiento religioso. Estas fueron las conclusiones de dos famosos sociólogos de Berkeley, California, Rodney Stark y Charles Gock. Los escritores señalaron que la agitación y el escepticismo religiosos no son nuevos, pero que la diferencia esta vez es que el desafío viene de teólogos cristianos. En cuanto a los que asisten a las iglesias, “casi la mayoría rechaza artículos de fe tradicionales como los milagros de Cristo, vida después de la muerte, la promesa de la Segunda Venida, el Parto Virginal, y una gran mayoría rechaza la existencia del Diablo.” Estos señores añaden: “Tarde o temprano las iglesias tendrán que encararse al hecho de que la ortodoxia está muerta.”
SE MUERE LA RELIGIÓN EN EE. UU.
● La cantidad de personas que creen que la religión está perdiendo su influencia en la vida estadounidense ha aumentado de 14 por ciento en 1957 a 67 por ciento en mayo de 1968, según una encuesta Gallup. Estas son las razones por pérdida de fe en la religión: Los jóvenes están perdiendo interés en la religión formal; el aumento en los crímenes, la inmoralidad y la violencia y las distracciones materialistas, y la iglesia no está desempeñando su papel correcto. El informe declaró que en 1957 solo el 7 por ciento de los católicos a quienes se entrevistó tenían estos puntos de vista, en comparación con el 61 por ciento hoy. Entre los protestantes, el por ciento aumentó de 17 en 1957 a 69 hoy. ‘La amistad con el mundo hace de la iglesia un enemigo de Dios,’ y también repugna a muchas personas.—Sant. 4:4.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada